Cómo realizar manejos de residuos peligrosos

Sep 21, 2016 | NOTICIAS | 0 Comentarios

Diversas sustancias necesitan un tratamiento especial porque representan un peligro para el ambiente y la sociedad.

Culiacán, Sinaloa.- Hace cinco días se encontraron en una calle de la colonia El Vallado unas muestras de sangre en un cartón, lo que representa un riesgo para la ciudadanía y para el ambiente por no saber si están contaminadas de alguna enfermedad.

Ante tal situación, existe una norma que regula los Residuos Peligrosos Biológicos-Infecciosos (RPBI), la cual es NOM-087-ECOL-SSA1-2002, y se hace a través de empresas especializadas en este proceso.

Asimismo, es necesario señalar que no todas las empresas están acreditadas para realizar dicho procedimiento hasta que se llega a destruir el material y ya no represente ningún riesgo para la población o el ambiente.

Proceso

El manejo de los residuos peligrosos se lleva a cabo de diferente manera; es decir, no se le da el mismo tratamiento a objetos punzocortantes que a la sangre que sale de un laboratorio.

Lo primero que se debe hacer con los desechos identificarlos inmediatamente después del procedimiento que los generó, en el sitio donde se originaron y por el personal que los generó. Esta práctica evita la reclasificación de los desechos, disminuyendo los riesgos para el personal encargado de la recolección de los mismos.

Posteriormente viene el envasado y el almacenamiento temporal, por lo cual se destina un área específica sin mezclarse, ya que el riesgo aumenta para el personal que los maneja. El siguiente paso es el transporte y el manejo externo, por lo que para disminuir riesgos, el personal encargado de la recolección de los residuos sólidos dentro del hospital o laboratorio debe estar capacitado en su manejo y conocer ampliamente los riesgos que implica su trabajo.

En lo que respecta al final del tratamiento, los RPBI que hayan sido tratados podrán disponerse en los camiones recolectores de basura común, mientras que los desechos sin tratamiento deberán enviarse a empresas recolectoras autorizadas.

Puntos importantes

Cabe destacar que los residuos deben ser recogidos dos veces al día, cuando las bolsas o el recipiente se encuentren al 80 por ciento de su capacidad; jamás deben estar al máximo.

Además, por ningún motivo se deberán aplastar con las manos para que se acomoden más, ya que se exponen a un accidente y se deben amarrar con cinta para evitar derrames.

Por último, es necesario verificar que los contenedores estén perfectamente sellados para iniciar el traslado. La basura común puede ser colocada en botes de plástico, a excepción de los residuos, que van en bolsas rojas o amarillas, ya que son los tóxicos.